Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Cereales

Los cereales son plantas herbáceas monocotiledóneas de ciclo vegetativo anual que comprenden varias especies como trigo, cebada, avena, centeno, triticale, maíz, sorgo, alforfón, mijo y alpiste, originarias de zonas templadas y subtropicales y pertenecientes a la familia de las gramíneas, que se caracterizan por su estructura morfológica constituida por un tronco con estructura de caña, con espiga o panícula de ordinario terminal, que proporciona unos granos (morfológicamente son las semillas) que se utilizan, como aprovechamiento principal de la planta, para la alimentación, tanto humana como animal, siendo uno de los principales productos contribuyentes a la dieta alimenticia mundial. Además del uso del grano para alimentación, también puede destinarse, entre otros usos, a la fabricación de bioetanol.

Su adaptabilidad a diferentes suelos y condiciones climáticas ha propiciado su uso extendido en países en desarrollo y desarrollados, desempeñando un importante papel en la vida rural.

Además del grano como producto principal, también se aprovecha la paja como fuente de celulosa en la alimentación de rumiantes, así como para cama del ganado, acolchado de suelos como cubierta vegetal inerte en cultivos leñosos como olivar y frutales y otros aprovechamientos energéticos, como biomasa

 

Dimensión económica

El sector de los cereales (excluido arroz), con un valor de producción en 2013 de 4.127,3 millones de euros, representó ese año el 9,34% de la PRA (Producción de la Rama Agraria) y el 16,56% de la PRV (Producción de la Rama Vegetal) en España (fuente: Cuentas Económicas de la Agricultura).

Superficies y produciones

En nuestro país, la superficie cultivada de cereales (excluida la de arroz), muestra una evolución descendente en los últimos años. Desde 2005 hasta 2014, la superficie de cereales se ha reducido un 4,4%, pasando de los 6,43 millones de hectáreas de 2005 a los 6,15 millones de hectáreas de 2014. El rendimiento medio, por el contrario, ha mejorado. En concreto, el rendimiento medio del último quinquenio 2010-2014 ha sido de 3,35 t/ha, frente al del último decenio que fue de 3,2 t/ha.

Respecto a la producción de cereales en España, cabe destacar su variabilidad anual debida a factores climatológicos,  pero con una tendencia al alza en los últimos años, como muestra el hecho de que la producción media del último quinquenio se haya incrementado 491.000 toneladas frente a la media de los últimos diez años.

 

El cultivo de cereales se distribuye por todo el territorio español como muestran los siguientes gráficos relativos a la campaña de comercialización 2015/16.

En la UE, se siembran unos 58 Mha, con una producción superior a los 300 Mt. Según las últimas previsiones de la Comisión, de diciembre de 2015, la producción comunitaria de cereales alcanzará los 307,7 Mt en la campaña de comercialización 2015/2016, lo que supone un descenso del 6,5% frente a la campaña precedente. De esta cifra global, 149,2 Mt corresponden  a trigo blando, 60,9Mt a cebada y 56,6 Mt a maíz.

En base a dichas previsiones, España pasaría a ser el 5º productor comunitario, con 18,8 Mt, adelantando a Rumanía (16,7 Mt) y por detrás de Francia (71,6 Mt), Alemania (48,3 Mt), Polonia (29,9 Mt) y Reino Unido (24,4 Mt).  

En cuanto a los datos a nivel mundial, el CIC  en su informe del mes de noviembre de 2015, prevé una producción mundial de cereales, para la campaña 2015/2016, de 1.996 Mt, 34Mt menos respecto a la campaña anterior.

De entre los principales países exportadores de trigo blando, cereal del que se prevé una producción mundial de 726,2 Mt, la UE sería el primer productor con 157,7 Mt (seguido de Rusia, EE.UU, Ucrania y Canadá, por este orden) y, con respecto al maíz, para el que las estimaciones de producción a nivel global alcanzan los 967,3 Mt, las producciones de los principales países exportadores sitúan a EE.UU en primer lugar, con 346,8 Mt, seguido de Brasil y Argentina (con producciones de 81,4 Mt y 26 Mt, respectivamente).

Estructura y organización del sector productor

 
En España, el sector de los cereales se caracteriza por su alta atomización, con explotaciones de baja dimensión, lo que repercute en su rentabilidad.

Según los últimos datos disponibles del Censo Agrario 2009 (Fuente: Instituto Nacional de Estadística-INE), en España se contabilizan 390.386 explotaciones de cereales, con un tamaño medio de 15,82 hectáreas. La mayor parte de las explotaciones y de la superficie se encuentran en Castilla y León (26,3% de las explotaciones totales y 32% de la superficie total), Castilla La Mancha (16,33% y 22,23%), Andalucía (11% y 11,6%) y Aragón (10,76% y 13,23%).

El 83% de las explotaciones tienen una orientación de secano frente al 17% en regadío, con una dimensión media de 24 ha y 12,5 ha respectivamente (Fuente: INE. Encuesta sobre la estructura de las explotaciones agrícolas 2013).

Alrededor de 480 cooperativas agrarias comercializan casi el 40% de la producción de cereales. Cada comunidad autónoma posee un importante grupo cooperativo.

Comercio exterior de cereales

El comercio internacional de cereales tiene un gran peso dentro del comercio de productos agrarios, tanto por el volumen y el número de operaciones comerciales, como por su valor estratégico, ya que los cereales constituyen la base de la alimentación humana.

En España, la balanza comercial de cereales es estructuralmente negativa, dado que la producción nacional no llega a cubrir las necesidades internas y en particular las de una creciente industria de elaboración de piensos para consumo animal. La necesidad de abastecer el mercado nacional obliga a los operadores españoles a acudir a los mercados internacionales, principalmente comunitarios, para suplir el déficit de producción a través de las importaciones.

Si bien la variabilidad de las cosechas repercute en el volumen de importación de cereales de cada campaña, para dar una idea de magnitud se indica que el déficit medio de las últimas cinco campañas asciende a 10 Mt. Somos deficitarios principalmente en trigo blando y maíz, siendo la media de las importaciones de las últimas cinco campañas, de 4,27 Mt y 5,3 Mt respectivamente.

La partida más alta en las exportaciones es la de trigo duro. Las exportaciones españolas de cereales se realizan principalmente en forma de productos transformados, harinas y sémolas entre otros.

La UE es nuestro principal socio comercial. En la campaña 2014/2015, el 60% de las importaciones y el 70% de las exportaciones tuvieron como origen y destino, respectivamente, a la UE, si bien en el caso del maíz, la mayor parte de las importaciones proceden de terceros países (54,5% en la campaña 2014/15). 


 

Por su parte, la UE es un exportador neto de cereales, con un saldo positivo de 20,82 Mt (media de las últimas 5 campañas comerciales 2010/11 a 2014/15).

Las exportaciones han aumentado en las últimas dos campañas 2013/14 y 2014/15, coincidiendo con una producción récord dentro de la UE, principalmente en la campaña de comercialización 2014/15, en la que se han exportado 51,7 Mt (de las que 33,3 Mt corresponden a trigo blando). Las estimaciones de la Comisión Europea, de la campaña comercial en curso 2015/2016 apuntan a una cifra inferior de exportaciones,  42,1 Mt (27,9 Mt corresponderían a trigo blando).

En cuanto a las importaciones comunitarias, el dato global correspondiente a la campaña de comercialización 2014/2015 se ha visto reducido un 18,75% frente a la campaña precedente, con 15,6 Mt importadas, sobre todo de maíz (9,4 Mt del total). Las previsiones de la Comisión para la actual campaña comercial 2015/16, arrojan  una cifra de 16,7 Mt importadas (11 Mt corresponderían a maíz).

De acuerdo con el informe de noviembre de 2015 del Consejo Internacional de Cereales, se estima que el comercio mundial de cereales para la campaña 2015/16 ascenderá a 314,4 Mt (de los que 150,8 Mt se corresponderían con el comercio internacional de trigo y 125,3 Mt con el de maíz), cifra un 2,3% inferior a la de la campaña precedente. Se verá reducido el comercio de todos los cereales a excepción del de maíz que sube un 0,4%.

Los mayores exportadores serían EE.UU., UE, Ucrania, Rusia y Brasil mientras que los principales importadores serían Japón, China, Egipto, UE y Arabia Saudí

Medidas de apoyo y regulación del sector

La regulación y apoyos al sector dentro del primer pilar de la PAC, a partir de 2015,  se sitúan en dos ámbitos según se recoge a continuación:

  • Ayudas directas (Reglamento 1307/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo):
    El sector pasa a percibir el nuevo pago básico (nuevo sistema de ayudas desacopladas de la producción que sustituye al pago único) y el complemento correspondiente al pago verde y, en su caso, el correspondiente a jóvenes agricultores. De acuerdo con la normativa comunitaria, en virtud del régimen de pago básico, el sector se verá sometido a la convergencia interna, en mayor o menor medida, en función de la región en la que se localicen las explotaciones cerealistas.
    Por otro lado, aunque los cereales se incluyen en el listado de sectores susceptibles de recibir una ayuda asociada voluntaria, en nuestro país no se ha considerado como sector beneficiario de la misma.

 

Normativa básica de aplicación

  •  Comunitaria
  • Reglamento (UE) nº 1307/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2013, por el que se establecen normas aplicables a los pagos directos a los agricultores en virtud de los regímenes de ayuda incluidos en el marco de la Política Agrícola Común y por el que se derogan los Reglamentos (CE) nº 637/2008 y (CE) nº 73/2009 del Consejo.
  • Reglamento Delegado (UE) nº 639/2014 de la Comisión, de 11 de marzo de 2014, que completa el Reglamento (UE) nº 1307/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, por el que se establecen normas aplicables a los pagos directos a los agricultores en virtud de los regímenes de ayuda incluidos en el marco de la política agrícola común, y que modifica el anexo X de dicho Reglamento.
  • Reglamento de ejecución (UE) nº 641/2014 de la Comisión, de 16 de junio de 2014, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (UE) nº 1307/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, por el que se establecen normas aplicables a los pagos directos a los agricultores en virtud de los regímenes de ayuda incluidos en el marco de la política agrícola común.
  • Reglamento (UE) nº 1308/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2013, por el que se crea la organización común de mercados de los productos agrarios y por el que se derogan los reglamentos (CEE) nº 922/72, (CEE) nº 234/79, (CE) nº 1037/2001 y (CE) nº 1234/2007.
  • Reglamento (UE) nº 1370/2013 del Consejo, de 16 de diciembre de 2013, por el que se establecen medidas relativas a la fijación de determinadas ayudas y restituciones en relación con la organización común de mercados de los productos agrícolas
  • - Nacional
  • Real Decreto 1075/2014, de 19 de diciembre, sobre la aplicación a partir de 2015 de los pagos directos a la agricultura y a la ganadería y otros regímenes de ayuda, así como sobre la gestión y control de los pagos directos y de los pagos al desarrollo rural.
  • Real Decreto 1076/2014, de 19 de diciembre, sobre la asignación de derechos de régimen de pago básico de la política agrícola común.
  • Real Decreto 1077/2014, de 19 de diciembre, por el que se regula el sistema de información geográfica de parcelas agrícolas
  • Real Decreto 1078/2014, de 19 de diciembre, por el que se establecen las normas de la condicionalidad que deben cumplir los beneficiarios que reciban pagos directos, determinadas primas anuales de desarrollo rural, o pagos en virtud de determinados programas de apoyo al sector vitivinícola.

 

Micotoxinas