Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Forrajes desecados

Los forrajes constituyen una parte importante de la alimentación animal. Forman este grupo de vegetales plantas herbáceas, anuales o plurianuales, gramíneas o leguminosas, cuyo aprovechamiento ganadero se puede realizar directamente mediante pastoreo, o derivando la producción mediante la práctica agrícola de la siega. Este forraje fresco puede suministrarse al ganado en verde o conservándolo reduciendo su grado de humedad hasta niveles que permiten su conservación en el tiempo y en el espacio. La fermentación anaerobia mediante silos es una de las prácticas tradicionales de conservación, la extracción del agua mediante métodos naturales (henificado) o con aporte de calor artificial (deshidratado) son prácticas que se realizan frecuentemente en las zonas productoras de cultivo de praderas artificiales.

De entre todas las especies forrajeras cultivadas en España, la alfalfa es la que más importancia superficial, productiva y económica posee.  

Las leguminosas forrajeras han formado parte siempre de las hojas de cultivo en las alternativas agrícolas, tanto las anuales (veza, haba) como las plurianuales (alfalfa sobre todo). La rotación de los cultivos entre los que se encuentra una leguminosa forrajera se ha mostrado siempre eficaz en sus diferentes aspectos medioambientales: conservación del suelo y lucha contra la erosión, conservación de los recursos hídricos, reducción de labores de cultivo, sustento de ecosistemas, lucha biológica contra plagas y enfermedades, disminución de la fertilización nitrogenada en el propio cultivo (si se trata de alfalfa) y en el siguiente en la rotación y el efecto de mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), incremento de la materia orgánica en el suelo y su consiguiente efecto sumidero de carbono, y su positivo efecto paisajístico en las especies vivaces (territorio verde todo el año, durante varios años). Todos estos efectos positivos constituyen un abundante y rico paquete de bienes públicos medioambientales.

El cultivo de la alfalfa ligado a la transformación como instrumento para distribuir en el tiempo una producción estacional, genera un considerable valor añadido al entorno rural donde se encuentra por el arraigo del binomio cultivo-industria.

Las leguminosas forrajeras (y en especial la alfalfa) contribuyen eficazmente a paliar el déficit de proteína vegetal para alimentación animal de la cabaña española y europea.

Datos básicos

Las plantas forrajeras aportaron aproximadamente en 2009 el 1,88% a la Producción Agraria  y el 3,06% a la Producción Vegetal en España.

Según el Anuario de Estadística del MAGRAMA, en 2008 (último año con datos disponibles), el valor de la producción asciende a 439,698 millones de euros para 11,273 millones de toneladas de alfalfa producidas en verde. Además el valor de la producción de 0,848 millones de toneladas de veza forrajera producida en verde fue de 28,231 millones de euros.

El primer pilar de la PAC destina al sector 163.703.859 euros anuales en concepto de ayuda a la industria europea de secado del forraje. El importe de la ayuda asciende a 33€/t para una cantidad máxima garantizada CMG-27 de 4.960.723 toneladas de las que corresponden a España 1.325.000 toneladas.

La última campaña 2010/2011, España recibió pago por 1.806.000 toneladas, por no alcanzarse a nivel comunitario la CMG-27.

En 2012 está prevista la integración en el régimen de pago único de los importes de la ayuda a la transformación de forrajes desecados, que asciende a la cantidad de 43,725 millones de euros para España.

En 2010 había en España 74 industrias de transformación de forrajes en actividad. En cuanto al origen de la energía para la deshidratación el 37 % corresponde a renovables (cáscara de almendra, orujo de aceituna, granilla de uva y triturado de limpieza de bosque), el 9% procede de cogeneración y el resto son energías fósiles (gas natural, fuel-oil y gasóleo).

AIFE es la Asociación Interprofesional de Forrajes Españoles con ramas de actividad tanto productora como industrial. En la rama productora se encuentra representado el 100% del sector (Cooperativas agro-alimentarias, ASAJA, COAG, UPA). En la rama industrial se encuentran la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA), que a su vez, agrupa a industrias individuales, a la Asociación Empresarial Grupo Venso, a la Asociación Profesional de Deshidratadores de Forrajes de Navarra y Aragón (APRODEFONA) además de la ya citada Cooperativas agro-alimentarias. Dado que sólo pueden ser socios de AIFE aquellas asociaciones que representen más del 5% de la producción nacional, las industrias individuales están representadas por sus respectivas organizaciones industriales.

AEFA, Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada, es la primera organización profesional de la industria deshidratadora de forrajes a escala nacional y ostenta la representación nacional de la Industria deshidratadora española ante los foros europeos del sector.

Producción, superficie y explotaciones.

Producción primaria: En España se han producido en 2010 17.615.000 t de forraje en verde en las superficies forrajeras cultivadas de las que el 68 % ha sido alfalfa, el 24 % maíz forrajero y el 8 % veza forrajera. Esto supone un 12 % más que en 2009. Casi el 40% de esa producción se transforma en forraje desecado (sobre todo la alfalfa).

Producción  industrial: En España la producción en la última campaña 2010/2011 fue de 1.806.000toneladas de forrajes desecados lo que supone respecto de la anterior un incremento del 4,3 %. España se sitúa, tras EEUU, como segunda productora mundial de forraje desecado.

En España se han cultivado en 2010 442.174  hectáreas lo que supone un crecimiento de superficie respecto a 2009 del 9,1 % con incrementos para las tres especies principales ya mencionadas (alfalfa, maíz y veza).

Del total de superficie cultivada, se han destinado a transformación 185.000 hectáreas de las que el 80 % corresponde a alfalfa.

España con el 47 % de la producción de deshidratado y el 26,7 % de secados por otros procesos se consolida como primer productor comunitario de forraje desecado, seguido de Francia, Italia, Alemania y Países Bajos.

En la campaña 2010/2011 la UE, con 4.056.350 t de forrajes transformados, aumentó su producción un 4,8% respecto de la anterior.

Por Comunidades Autónomas (CC.AA.) destacan Aragón, Cataluña, Castilla y León, Navarra, y en inferiores cantidades Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura y Baleares.

Según el INE (encuesta sobre la estructura de las explotaciones agrícolas 2007, última disponible) hay en España 93.822 explotaciones con cultivos forrajeros de las que 70.553 tienen superficie de secano (486.890 hectáreas) y 28.190 de regadío (227.066 hectáreas). Según esta misma fuente, el reparto por CCAA, con el tamaño medio por explotación, es el siguiente:

 SecanoRegadíoTotal
Nº Explotac.Tamaño Explotac. (has)Nº Explotac.Tamaño Explotac. (has)Nº Explotac.Tamaño Explotac. (has)

Andalucía

3.945

10,83

3.633

4,33

7.354

19,57

Aragón

2.566

13,53

7.453

13,45

9.299

14,52

Cataluña

4.306

13,38

2.765

12,84

6.639

14,03

C.L Mancha

2.427

17,20

1.261

12,88

3.538

16,39

C. y León

9.039

11,42

5.158

7,05

12.708

10,98

Navarra

716

7,64

597

9,02

1.300

8,34

Otros

47.554

-

7.323

-

52.984

-

Total

70.553

6,90

28.190

8,05

93.822

7,61

Andalucía, Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Navarra agrupan el 92,25% de la superficie en regadío y el 58,63% en secano.

Del total de explotaciones, en torno a 12.000 establecen contratos con las industrias o con compradores autorizados para la fabricación de productos desecados.

El empleo puede cifrarse en 2.900 trabajadores en el sector de los forrajes desecados  entre campo e industria, de los que 1.050 son empleos directos y 1.850  indirectos.

Comercio exterior y precios.

España  ha exportado en 2010 472.650  t de forrajes desecados, de los que el 65% ha sido en forma de pacas deshidratadas y el resto en forma de producto granulado.

El  53% de nuestras exportaciones tienen como destino los Emiratos Árabes Unidos, principal comprador. A gran distancia están Marruecos, Libia y Arabia Saudita. En cuanto al tráfico intracomunitario, Francia, Portugal, Italia, Dinamarca, Chipre, Malta y Grecia son los principales destinos.

España  ha importado tan solo 240  t de productos de alfalfa en 2010. El 100% proceden de la UE, principalmente de Francia.

España es, desde hace años, exportadora neta de forrajes desecados situándose, tras EEUU, en el segundo puesto a nivel mundial.

El precio de compra de la alfalfa de primera calidad alcanzo la campaña 2010/2011 su máximo. El precio de venta a los Emiratos Árabes Unidos es la referencia del sector.

  El precio medio de venta de la alfalfa de primera calidad alcanzo la campaña 2008/09 su máximo. El precio de venta a los Emiratos Árabes Unidos es la referencia del sector. No obstante el precio medio de exportación en 2010/11 (salida de fábrica) fue de 143 €/t para las pacas y 121€/t para el granulado

Campaña01/0202/0303/0404/0505/0606/0707/0808/0909/1010/11

€/t

108

114

116

116

90

90

110

156

132

138 

 

 

Normativa comunitaria y nacional