Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Residuos mineros

¿Qué son los residuos de las industrias extractivas?

Se entiende por industrias extractivas todos los establecimientos y empresas que practican la extracción en superficie o subterránea de recursos minerales con fines comerciales, incluida la extracción mediante perforación o el tratamiento del materia extraído. Los “residuos de las industrias extractivas”, denominados en la normativa española “residuos mineros” son aquellos residuos sólidos, acuosos o en pasta que quedan tras la investigación y aprovechamiento de un recurso geológico, tales como son los estériles de mina, gangas del todo uno, rechazos, y las colas de proceso e incluso la tierra vegetal y cobertera en determinadas condiciones, siempre que constituyan residuos tal y como se definen en la Ley 22/2011, de Residuos y Suelos Contaminados.

La gestión de estos residuos, por sus características, se regula  por el Real Decreto 975/2009, de 12 de junio, sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras.

¿Dónde se generan?

En la propia mina subterránea o a cielo abierto, o en las canteras o en las graveras  o en las plantas de concentración (plantas de tratamiento físico-químico).

Estos residuos se almacenan en  las denominadas “instalaciones de residuos mineros” y pueden ser de  tres tipos:

 

 

Residuos Mineros

• Escombreras: Son las instalaciones de residuos mineros construidas para el depósito de residuos mineros sólidos en superficie.

 

 

 

 

 

• Balsas: Son las instalaciones de residuos mineros naturales o construidas para la eliminación de residuos mineros de grano fino junto con cantidades diversas de agua libre, resultantes del tratamiento y beneficio de recursos minerales y del aclarado y reciclado del agua usada para dicho tratamiento y beneficio.

Residuos Mineros

 

 

 

Residuos Mineros

• Presas mineras: Son estructuras diseñadas y construidas para contener agua o residuos mineros en una balsa.

 

 

¿Qué características tienen?

Las características dependen del origen de la actividad minera. En el caso de los áridos, de los minerales industriales, de las rocas ornamentales (granito, mármol), etc., sus residuos suelen ser inertes; en el caso de la minería metálica, podrían clasificarse como peligrosos, tal y como lo refleja la Lista Europea de Residuos, estériles que generan ácido procedentes de la transformación de sulfuros (Código LER  01 03 04); otros estériles que contienen sustancias peligrosas (Código LER  01 03 05) y otros residuos que contienen sustancias peligrosas procedentes de la transformación física y química de minerales metálicos. (Código LER 01 03 07*).

¿Por qué se deben gestionar adecuadamente?

Su abandono o gestión inadecuada puede afectar al paisaje, al suelo y vegetación; o en determinados casos a los ecosistemas acuáticos y a la salud humana. Además, en algunos casos, fallos estructurales en las instalaciones  en caso de rotura, podrían  afectar a las personas y bienes. La recogida y tratamiento de estos residuos, posibilita el reciclaje de calidad de los materiales que los conforman y permite su empleo en otros usos  tales como materiales de construcción. Todo ello comporta un ahorro de materias primas y la conservación de los recursos naturales. El Plan Nacional Integrado de Residuos 2008 – 2015, fija los objetivos de  valorización y reciclaje.   

¿Cuál es su ciclo de gestión?

Los residuos se almacenan en instalaciones autorizadas  desde las que se destinan a los usos que procedan, cuando  por su naturaleza y características pueden ser reciclados. En el caso de los residuos de los que en la actualidad no haya  tecnología disponible para su reciclado o que por sus características no sean susceptibles de ser reciclados, se mantienen depositados en las citadas instalaciones de residuos sometidos al control y vigilancia durante el plazo establecido en la normativa aplicable.

¿Cómo se pueden prevenir?

Para minimizar el gran volumen de residuos que se produce en cualquier explotación minera se aplican métodos y técnicas de prevención. Estas técnicas son de especial relieve en la fase de investigación (geofísica, sondeos, etc.): ya que permiten evitar la apertura de frentes de explotación que por contener óxidos, fracturas, etc, seria necesario abandonar con la consiguiente producción de residuos. En la fase de operación o explotación se aplican las tecnologías más avanzadas (Mejores Técnicas Disponibles) que permiten racionalizar y aprovechar mayores concentraciones de mineral.

¿Cómo se recogen?

En la mayoría de los casos los residuos mineros generados son mezclas de materiales de composición física y química distinta tal como ocurre en la minería del carbón y metálica.  En el caso de los residuos  originados por la explotación de rocas ornamentales los residuos tienen la misma composición que la de las rocas que se explotan. A medida que se van generando durante las actividades de investigación o explotación de las minas, canteras o graveras se recogen por la entidad explotadora utilizando dumpers, cintas transportadoras, etc. que transportan los residuos desde el frente de explotación a las escombreras. En el caso de los lodos se transportan desde las plantas de concentrado mediante gravedad o bombeo a las balsas  mineras.

¿Qué aplicaciones tienen los materiales reciclados?

Las industrias extractivas que mayor volumen de residuos producen son las de rocas ornamentales (granito, mármol, y pizarras de techar), las de carbón, y  las de minería metálica.

Los residuos generados por las dos primeras son los que mayores aplicaciones tienen; así, por ejemplo, los residuos del granito, se utilizan como áridos para la construcción de carreteras, tras un proceso de trituración en planta, y los lodos del aserrado del granito como materiales impermeables y para terraplenes.

De los residuos de mármol se obtienen una gran variedad de productos que se destinan a diversos usos tanto triturados como en forma de lodos de aserrado, tales como la cal viva, el carbonato de calcio precipitado, el carbonato de calcio micronizado. Sus usos abarcan desde correctores y reguladores de la acidez en productos farmacéuticos y agricultura, hasta  carga para papel  en la industria de la pintura,  en la industria del caucho,  aislamientos acústicos, áridos para morteros y hormigones.

Los residuos de la minería metálica en la que no se producen aguas ácidas pueden ser depositados separadamente en escombreras para utilizarlos posteriormente según sus propiedades físico-químicas en distintos usos tales como áridos para carreteras, balasto para vías de ferrocarril, usos industriales; sin embargo, en los residuos de la minería metálica en la que si se producen aguas acidas, no es posible el reciclado para estos usos.

Finalmente, en el caso de la minería del carbón, se han estado utilizando, especialmente, los denominados estériles rojos (estériles que ha sufrido autocombustión) y estériles negros para la construcción de carreteras.