Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Calidad y evaluación ambiental

Contaminantes Orgánicos Persistentes: COP

Introducción

Foto de agua con desperdicios

Los contaminantes orgánicos persistentes (COP), conocidos internacionalmente por su acrónimo inglés POPs (Persistent Organic Pollutants), son sustancias químicas que suponen una amenaza para la salud humana y el medio ambiente de todo el planeta debido a que:

  • permanecen en el medio ambiente al ser resistentes a la degradación,
  • son bioacumulables, se incorporan en los tejidos de los seres vivos pudiendo aumentar su concentración a través de la cadena trófica,
  • son altamente tóxicos, por lo que provocan graves efectos sobre la salud humana y el medio ambiente y
  • tienen potencial para trasportarse a larga distancia, pudiendo llegar a regiones en las que nunca se han producido o utilizado.

El Convenio de Estocolmo sobre COP, en el marco del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), es un instrumento jurídicamente vinculante que se firmó en mayo de 2001 y entró en vigor el 17 de mayo de 2004. El objetivo es eliminar, y cuando esto no sea posible reducir, las emisiones y las descargas de estos contaminantes.

La Unión Europea consideró necesario establecer un marco jurídico común para llevar a efecto las principales disposiciones del Convenio de Estocolmo y, por ello, el 20 de mayo de 2004 entró en vigor en todos los países de la UE el Reglamento 850/2004, del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre COP que tiene por objeto proteger la salud humana y el medio ambiente frente a estos contaminantes. En consecuencia, la Comisión Europea, en nombre de la Comunidad Europea, ratificó el Convenio de Estocolmo el 16 de noviembre de 2004.

Tanto el Reglamento (CE) nº 850/2004, como el Convenio de Estocolmo establecen la obligación de elaborar y actualizar Planes Nacionales de Aplicación (PNA).

El convenio entró en vigor en España el 26 de agosto de 2004 y el Plan Nacional de Aplicación del Convenio de Estocolmo y del Reglamento (CE) nº 850/2004 sobre contaminantes orgánicos persistentes (PNA) se aprobó por acuerdo de Consejo de Ministros el 2 de febrero de 2007.

Posteriormente, el convenio ha enmendado sus anexos incorporando nuevos COP a los 12 iniciales conocidos como “la docena sucia”; la Unión Europea ha modificado en consecuencia el Reglamento (CE) Nº 850/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre COP con los correspondientes reglamentos de la Comisión: Reglamento (UE) nº 756/2010, Reglamento (UE) nº 519/2012, Reglamento (UE) nº 1342/2014, Reglamento (UE) 2015/2030 y Reglamento (UE) 2016/293.

El Consejo de Ministros el 5 de abril de 2013 aprobó la preceptiva actualización del Plan Nacional de Aplicación del Convenio de Estocolmo y del Reglamento  (CE) nº 850/2004.


La elaboración y actualización del PNA se desarrolla en el “Grupo Técnico de COP” que, coordinado por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, está integrado por representantes de los departamentos ministeriales implicados, CCAA, Científicos, Sectores Industriales y Organizaciones No Gubernamentales relevantes. En este Grupo han participado  más de 200 expertos cuyas iniciativas y comentarios han sido considerados desde el inicio y a lo largo de todo el  proceso de elaboración y actualización del PNA; este grupo se encarga también del seguimiento del PNA. 

Para saber más:

Publicaciones