Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

CENEAM

II Seminario Movilidad e Infancia

Lugar y fechas

Pontevedra, 19 - 20 de octubre de 2013

Coordinación

María Sintes Zamanillo, Área de Educación y Cooperación del CENEAM.

Daniel Macenlle, Jefe de Policía del Concello de Pontevedra.

Presentación

En esta ocasión, ha sido la ciudad de Pontevedra la que, gracias a la invitación de su Ayuntamiento, ha acogido el segundo encuentro de nuestro grupo de trabajo. La oportunidad de conocer en directo una ciudad que ha hecho de la movilidad peatonal el eje de su organización urbana era, desde luego, un estímulo muy atractivo, al que se unió la posibilidad de compartir nuestras jornadas de trabajo con un participante de lujo: Francesco Tonucci, también invitado por el Concejo, que ofreció una conferencia abierta a todo el público.

Participantes

Sesión 1. El modelo de Pontevedra: “Caminar resuelve”

El Concelleiro de Infraestructuras, César Mosqueira, fue el encargado, en nombre del Concello, de presentar el modelo teórico que está detrás de la transformación urbanística que a lo largo de 14 años ha experimentado la ciudad. Una transformación que ha llevado, como hitos fundamentales, a:

  • “Peatonalizar” el amplio centro histórico al modo pontevedrés, es decir, tratando gran parte de este espacio como plataforma única, que permite la convivencia de distintos medios pero con preferencia peatonal. Esto ha reducido enormemente el paso de vehículos, aunque lo tienen permitido, puesto que deben circular entre peatones ajustándose a su marcha.
  • Reorganizar la distribución del espacio en el resto del viario de forma que se amplían las aceras (de forma que puedan cruzarse dos personas con paraguas abiertos) a costa de la calzada, que queda reducida a un solo carril en la mayor parte de los casos.
  • Diseñar con todo cuidado otros aspectos del espacio público, como el mobiliario o la iluminación, para ofrecer seguridad, comodidad y sensación de acogida.
  • Implantar la velocidad máxima de circulación a 30 km/h en toda la ciudad, tanto centro como barrios periféricos (está en estudio la ampliación de la medida a la zona rural).

Mosqueira afirmó que se han inspirado y apoyado en muchas aportaciones teóricas, entre las que destacó las obras de Tonucci -en especial “La ciudad de los Niños”- y libros como “Calmar el tráfico”, de Alfonso Sanz. El “único mérito” de Pontevedra, según el concejal, ha sido llevarlas a la práctica.

La idea-fuerza que les guió desde un principio ha sido la del medio ambiente urbano, es decir, la consideración de que el hábitat propio de los y las ciudadanas es la ciudad y, como tal, merece una consideración, una atención y una planificación que lo conviertan en un espacio de calidad, seguro y acogedor para todas las personas.

Con este objetivo emprendieron, hace ya tres lustros, un camino no exento de tensiones, que van surgiendo a lo largo del proceso pero que se van integrando y resolviendo en lo que constituye otro de los hallazgos clave de esta historia: el proceso dinámico, es decir la flexibilidad aplicada a la gestión, entre otros aspectos, a la gestión de la movilidad urbana.

Efectivamente, la incorporación de la idea de necesidad del servicio a la regulación de la movilidad en el casco histórico es una aportación muy significativa: se permite el acceso de vehículos motorizados al casco histórico, con tratamiento de plataforma única de prioridad peatonal y sin obstáculos físicos de control de paso, pero deben adaptarse al paso peatonal y sólo pueden aparcar el tiempo necesario para resolver una necesidad que no se puede satisfacer fácilmente de otro modo. Al catálogo de necesidades se han ido incorporando, además de las evidentes -carga y descarga de mercancías, transporte de enfermos o discapacitados, paso de vehículos de seguridad o servicios públicos- otras menos obvias pero que se consideran razonables para facilitar la vida de residentes o ciudadanos en general.

Otra clave que guía la acción del gobierno es la coherencia, y esto en varios sentidos: por un lado, la coherencia en la aplicación de la normativa, de la que no escapa ni el propio alcalde, de modo que construyen una manera de gestionar basada en el ejemplo; por otro lado, ir dando pasos en dirección al objetivo marcado pero a medida que la ciudadanía pueda ir reconociendo las ventajas, evitando generar conflictos inútiles.

Este olfato para marcar los ritmos del proceso ha sido otro aspecto importante. La primera medida que dio inicio a la transformación urbana de Pontevedra: el corte de la carretera nacional que pasaba por el centro histórico y que marcó el comienzo de la peatonalización de éste, se llevó a cabo un mes después de alcanzar el gobierno municipal y a partir de ahí, han ido aprovechando el impulso que proporcionaba la percepción de los beneficios por parte de la mayor parte de la ciudadanía.

De hecho, preguntado por cómo está diseñada la comunicación del proyecto, Mosqueira contestó que la coherencia de lo que se hace es la principal herramienta de comunicación, reforzada con alguna campaña puntual. Y advirtió que, aunque lo logrado hasta el momento se percibe con satisfacción, también podría deshacerse con relativa facilidad, sencillamente haciendo unas pocas modificaciones que eliminen la coherencia general de todo el sistema. Hay que estar permanentemente empujando, sosteniendo.

Respecto a los retos para el futuro en el ámbito de la movilidad, el concejal habló de reforzar el trabajo con los centros escolares, dentro del programa de caminos escolares que se ha puesto en marcha, así como con los centros sanitarios.

Nos quedamos, para finalizar el resumen de la interesantísima presentación, con dos frases de César Mosqueira: “No queremos muchas ciudades: la comercial, la residencial, la universitaria… queremos UNA ciudad” y “la gran obra de Pontevedra no fue un gran edificio emblemático, fue la transformación de la ciudad”.

A continuación, facilitamos las publicaciones municipales de Pontevedra relacionadas con la movilidad que nos proporcionó el Concello:

Sesión 2. Intercambio a puerta cerrado entre el grupo y Francesco Tonucci / Sesión 3. Conferencia abierta al público de Francesco Tonucci: “Autonomía de movimiento de los niños y niñas. Una necesidad para ellos, un recurso para la escuela y la ciudad”

La tarde del sábado 19 estuvo marcada por la oportunidad de reflexionar y debatir con una persona que se ha constituido en auténtica inspiración para cualquiera interesado en el mundo de la infancia, de la educación y de la mejora urbana. Con sus diferentes libros, especialmente “La ciudad de los niños” y “Cuando los niños dicen ¡basta!”, ha ejercido una influencia notable en numerosas iniciativas y proyectos, tanto en España como en otros países. Una influencia en ocasiones desconocida por el propio autor, quien se mostró gratamente sorprendido al saber que su obra fue una de las fuentes de inspiración del proceso de cambio experimentado por la ciudad de Pontevedra.

Aunque no es posible volcar en estas actas todas las interesantes aportaciones que Tonucci hizo, tanto en la sesión a puerta cerrada como en la conferencia, recogemos algunas de ellas a continuación y facilitamos al final los enlaces a las entrevistas que fueron publicadas en algunos medios locales de Pontevedra.

  • En la actualidad nos encontramos en un momento difícil para la autonomía infantil, que se está perdiendo progresivamente en todos los países (mencionó una investigación realizada en 11 países que demuestra este fenómeno). Según datos de 2010, en Italia tan solo el 7% de los niños/as entre 7 y 11 años salen a la calle solos, mientras que en Alemania llega al 75% y en Finlandia son casi todos.
  • Enfatizó la idea de que no es posible resignarse y aceptar esta realidad como un cambio más de los que está experimentando nuestra sociedad, porque esta situación tiene efectos perniciosos para el proceso de desarrollo infantil: uno es que provoca que niños y niñas no puedan jugar libremente; el otro es que no pueden vivir la experiencia de riesgo de forma progresiva y ajustada a sus capacidades. Ambas experiencias son fundamentales para crecer, para madurar.
  • Al respecto de la ejecución de los proyectos de Caminos Escolares, es común encontrarse con la reticencia de los padres provocada por el miedo a dejar a sus hijos/as ir solos al colegio. La realidad es que, en teoría, una mayoría de padres consideran interesante que la infancia se desplace con autonomía y coinciden en que la ciudad sería mejor si hubiera más niños/as en las calles, pero tienen frenos a que sus propios hijos/as lo hagan. Por eso, Tonucci sugiere una reflexión a las familias en torno a la idea de que otorgar autonomía a sus hijos es un asunto de amor: "te quiero tanto que te dejo ir solo".
  • Acerca del miedo de los padres, las estadísticas indican de forma abrumadora que las agresiones a la infancia se producen principalmente en el entorno próximo, más que por desconocidos.
  • La experiencia de 13 años de desarrollo del proyecto de caminos escolares en Pésaro (municipio italiano de 100.000 habitantes) ha llevado a que en la actualidad unos 2.000 niños/as, entre 7 y 11 años, se muevan diariamente sin acompañamiento adulto. Según datos de la policia local, en todo ese tiempo ningún menor ha tenido un solo accidente, mientras que se han producido 9 entre los que se desplazan con sus padres en coche.
  • Se requieren dos condiciones para que un proyecto de camino escolar funcione: que la escuela se enamore de la idea y que la administración esté convencida de que es un recurso que puede mejorar la ciudad.
  • En todo caso, estos proyectos son herramientas, un primer paso para trabajar por el objetivo de fondo: la autonomía de la infancia en general, no sólo en el camino a la escuela.  Existen diferentes experiencias de caminos escolares con distintos planteamientos pero la tendencia debería ser hacia el logro de la autonomía infantil, y no únicamente a ser un sistema de transporte escolar más, como ocurre con algunos pedibuses.
  • Al respecto de los bicibuses, la opinión de Tonucci es diferente: los considera iniciativas interesantes, dado que la bicicleta en sí ya fortalece la autonomía del menor. Propone introducir más actividades relacionadas con la bici en la actividad y currículo escolar.
  • Tonucci sugiere también aprovechar estos proyectos para fomentar la participación infantil en las decisiones del municipio, a través de la figura del  Consejo de niños/as.
  • Un niño de la mano de un adulto es un hecho privado; un niño solo es un hecho público, que incumbe a todos y que nos transforma en ciudadanos. El niño es, en este sentido, un motor de cambio.
  • Hay un conflicto entre lo que piden los adultos (más control, más vigilancia) y lo que piden los niños (permiso para salir y usar libremente la ciudad). Como gestor, hay que hacer una elección y, en su opinión, en Pontevedra la han hecho y han decidido gestionar los conflictos que surjan.
  • Pero, además de a la ciudad, también a la escuela le interesa que la infancia tenga experiencias autónomas: en ella deberían trabajar con los contenidos que aportan los propios niños, que hoy apenas tienen cosas que contar porque apenas tienen oportunidad de vivir aventuras.
  • Por último, señaló la necesidad de desarrollar investigaciones al respecto de la autonomía infantil y de cómo contribuyen a ella estas iniciativas.

Referencias en medios de comunicación:

Sesión 4. Presentación de experiencias y proyectos relacionados con la movilidad infantil

Durante la mañana del domingo, tuvo lugar la presentación de diversas iniciativas que aparecen recogidas a continuación:

Propuestas de futuro para continuar el trabajo de grupo

El encuentro terminó con una breve sesión en la que se elaboró un listado de propuestas para dar continuidad al trabajo del seminario durante el próximo año. La relación de ideas será analizada y se dará prioridad a aquellas que sean más factibles o resulten de mayor interés para el grupo.

A continuación se relacionan todas las sugerencias realizadas:

  • Continuar haciendo encuentros de este tipo que posibiliten el intercambio.
  • Facilitar también encuentros bilaterales o de algunos de los miembros (no necesariamente el seminario al completo).
  • Continuar recopilando experiencias, generar una base de datos o catálogo de buenas prácticas.
  • Alimentar, mejorar y dar visibilidad al portal sobre “Movilidad e Infancia” del CENEAM. (Se hace una sugerencia para cambiar el nombre a “Infancia y Ciudad”)
  • Utilizar la posibilidad del Boletín electrónico del CENEAM (concretamente su sección “Firma del mes”), así como la revista electrónica de la DGT “Seguridad Vial” para difundir experiencias, reflexiones, proyectos.
  • Promover la investigación académica sobre estos temas: animar a realizar tesis a partir de datos recogidos de las experiencias del grupo de trabajo.
  • Promover una demoscopia para investigar el estado de la cuestión de la autonomía infantil en España.
  • Abrir e campo a experiencias “extra-administrativas”, buscar iniciativas de empresas o asociaciones (Taller de bicis de Hospitalet; la Ciempiés de Valencia, etc.)
  • Promover la celebración, durante la Semana de la Movilidad, de una actividad común que se realice en diversas poblaciones dinamizada por los integrantes del seminario.
  • Trabajar la autonomía también desde la seguridad (protección-autoprotección).
  • Trabajar para que las administraciones no sólo autoricen sino que también promuevan y faciliten la realización de acciones y eventos a favor de la autonomía y de la recuperación del espacio público por parte de toda la ciudadanía.
  • Sumar nuevas ciudades al proyecto STARS en la próxima fase de ampliación.
  • Estudiar la viabilidad de diseñar algunas acciones formativas dirigidas a responsables provinciales de Educación Vial de la DGT, aprovechando la participación de Raquel Navas en el grupo y el interés mostrado por algunos de ellos.

Referencias en medios de comunicación: