Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Camino Natural Vía Verde del Hierro o Ferrocarril Guadix - Almendricos

  • Camino Natural Vía Verde del Hierro o Ferrocarril Guadix - Almendricos

Entre minas y jamones

La estratégica situación del pueblo almeriense de Serón, a caballo entre la Sierra de Filabres y el valle del río Almanzora, consiguen que tenga permanentemente un clima muy agradable, con aire fresco serrano durante los meses de invierno y suaves temperaturas en verano, lo que resulta idóneo para curar el jamón serrano que ha dado fama a esta población.

Perfil MIDE del CN de Guadix-Almendricos

Este Camino comienza en el cargadero de mineral de la antigua estación ferroviaria de Serón, desde donde continúa en dirección oeste entre olivos e higueras, con el telón de fondo de un parque eólico. Tras llegar a un cruce donde se encuentra una antigua caseta con un cartel que indica “Azulejos Giménez”, continúa de frente cruzando un par de puentes, a la cortijada de “Los Gobernadores”, donde hay un pequeño campo de fútbol junto a una de las antiguas señales ferroviarias.

Campos de maíz en la vega del Almanzora

El recorrido prosigue hasta llegar a un nuevo puente de madera que aparece poco antes de alcanzar Boquetes. El trazado del Camino continúa por la antigua vía, entre la vega del río Almanzora y la carretera, cruzando varias ramblas entubadas y con talanquera de madera, hasta llegar a un puente sobre la vía.

El Camino continúa de frente, sin posibilidad alguna de pérdida. Antes de alcanzar el siguiente puente metálico restaurado, mucho más interesante que el anterior, se podrá observar la típica vegetación arbórea de estas ramblas donde son frecuentes los chopos (Populus sp.)

Detalle de una antigua infraestructura en la estación de Serón

La marcha continúa ahora con un suave ascenso entre cultivos, alguno de maíz. Llegados a este punto se cruza la carretera que se dirige a otra cortijada, justo antes de llegar a una talanquera de madera custodiada por un recto chopo.

Poco después se alcanza un mirador sobre la vega del río Almazora, desde donde se tienen buenas vistas del territorio, en el que destaca especialmente el parque eólico al que parece dirigirse el Camino Natural. Una vez realizado un pequeño descanso y tras haber bebido agua en la fuente del mirador, se reanuda la marcha para alcanzar rápidamente otro de los interesantes y antiguos puentes que atraviesan el recorrido. En este caso se trata de una construcción enteramente de piedra, diferente al que aparecerá más adelante, realizado en piedra y ladrillo, de factura similar a un acueducto cercano.

Antes de llegar al último puente metálico que cruza el camino y, a menos de cien metros de éste, se llega al final del itinerario, donde aparece el quinto y último puente nuevo de madera que permite franquear la brecha que la erosión ha creado. Al cruzarlo aparece la señalización del PR-A 72 y aunque a partir de este punto la ruta no puede hacerse en bicicleta, sí es posible continuar el recorrido a pie hasta alcanzar los destinos que indica la señalización.

Chopo

Desde el punto final del recorrido es posible ver las cortijadas de Ramil Bajo y Ramil Alto. Tras un merecido descanso, se regresará al punto de partida, donde se puede disfrutar de unas magníficas vistas de la Sierra de Los Filabres. Una vez allí, es posible degustar algunas de las delicias cárnicas derivadas del cerdo, especialmente su famoso jamón. Cada año a principios de julio se celebra la Fiesta del Jamón, que dura todo un fin de semana, en la que vecinos y visitantes degustan de este producto tradicional.

Información adicional de la ruta

Las "Minas" y las "Menas" de Serón

Aunque hoy sea la industria cárnica la principal fuente de ingresos de Serón, hace cien años la economía de la zona dependía de otra actividad muy distinta. A finales del siglo XIX, se empezaron a explotar los yacimientos de hierro de las montañas cercanas. El poblado de Las Menas, a 10 km de Serón, llegó a tener 2.000 habitantes, pero con el tiempo y con la bajada en los precios del metal, las minas fueron abandonándose paulatinamente hasta que, en 1968, Las Menas dejó de mantener esta población.

En la actualidad, este poblado se ha transformado en una interesante y original hospedería rural, manteniendo, entre otras cosas, las casas estilo inglés de los mineros. Por esta razón, el complejo minero de Las Menas puede servir de punto de partida para realizar excursiones por esta sierra.

Enlaces de interés