Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Ganadería

Planes Nacionales de Apicultura

Las medidas de sostenimiento del sector han sido muy variadas y han evolucionado con el tiempo hasta llegar a las ayudas actuales de desarrollo Rural y a las inversiones como son los Programas Nacionales Apícolas. 
Actualmente, las ayudas a través de los Programas Nacionales Apícolas se encuentran contempladas dentro del marco legislativo del Reglamento 1234/2007 del Consejo, por el que se crea una organización común de mercados agrícolas y se establecen disposiciones específicas para determinados productos agrícolas. La Sección VI del Capítulo IV del Título I, establece las normas generales de aplicación de las medidas destinadas a mejorar las condiciones de producción y comercialización de los productos de la apicultura. En el artículo 108.1 de dicho Reglamento se contempla la cofinanciación comunitaria de las medidas incluidas en el programa nacional.  

Introducción

El año 1994 significa un punto de inflexión en la atención a la Apicultura comunitaria ya que se asume que este sector afronta una serie de dificultades. A la vista de estas dificultades, se pide una acción urgente a la Comisión destinada a sostener la apicultura europea, que se concreta, finalmente, en el Reglamento 1221/97 del Consejo por el que se establecen las normas generales de aplicación de las medidas destinadas a mejorar la producción y comercialización de la miel. El Reglamento establece que con el fin de mejorar la producción y comercialización de la miel procede establecer inmediatamente Programas Nacionales Apícolas que serán cofinanciados al 50% por la U.E. y cuyas disposiciones de aplicación quedan establecidas en el Reglamento 2300/97 de la Comisión.Posteriormente ambas disposiciones fueron derogadas y sustituidas por los Reglamentos 797/2004 del Consejo y 917/2004 de la Comisión, respectivamente, pasando los Programas Nacionales Apícolas a ser de periodicidad trianual e incluyendo a los productos de la apicultura (no solo la miel).

Nuevo marco reglamentario

Como ya se ha señalado, actualmente las medidas de apoyo a la apicultura se establecen mediante el Reglamento 1234/2007 del Consejo que, desde el 1 de enero de 2008, deroga el Reglamento 797/2004.

Por su parte, el Reglamento 917/2004 de la Comisión fue modificado en 2007 por el Reglamento 811/2007

Los Programas Nacionales Apícolas pueden incluir las siguientes medidas:

  • Asistencia técnica a los apicultores y a las agrupaciones de apicultores
  • Lucha contra la Varroosis
  • Racionalización de la trashumancia
  • Medidas de apoyo a los laboratorios de análisis de las características fisicoquímicas de la miel.
  • Medidas de apoyo a la repoblación de la cabaña apícola comunitaria
  • Colaboración con organismos especializados en la realización de programas de investigación aplicada en el sector de la apicultura y de los productos procedentes de la apicultura.

Aplicación en España de los P.N.A.

En 1998, se puso en marcha en toda la Unión Europea y, por lo tanto, en España en todas las Comunidades Autónomas un Régimen de Ayudas a la Apicultura, cofinanciado al 50% con la Unión Europea. Así, se pusieron en funcionamiento los conocidos como Programas Nacionales Apícolas anuales, regulados por el Real Decreto 519/1999, de 26 de marzo, por el que se regula el régimen de ayudas a la apicultura en el marco de los Programas Nacionales Anuales, modificado por el Real Decreto 448/2005.

En España, la aplicación anual desde 1998 de los Programas Nacionales Apícolas, se debe valorar, en términos generales, de una forma positiva. En síntesis, esa evaluación positiva la podemos significar en los siguientes elementos:

  • Vertebración del sector apícola, con la creación de una estructura profesional altamente tecnificada: posibilidad de contratar técnicos al servicio del apicultor.
  • Investigación: gracias a estos programas, se han puesto en marcha numerosos proyectos al servicio directo de la apicultura española, para la búsqueda de soluciones a los principales problemas que afectan al sector y que ya han empezado a dar sus primeros frutos en cuanto a transferencia de resultado, algunos de los cuales se han presentado en el marco de las Jornadas de Transferencia Tecnológica Sobre Investigación en Apicultura, organizadas por el MAAMA en 2003, 2007 y 2009.
  • Desde la aplicación de estos programas se ha observado un aumento gradual del número de colmenas, con un aumento paralelo del número de colmenas y apicultores profesionales.
  • En lo que respecta a la Sanidad, la línea de lucha contra la Varroosis y otras enfermedades vinculadas a ella, ha resultado la más atractiva para el apicultor medio. Sus acciones abarcan desde el asesoramiento técnico hasta el diagnóstico de campo y laboratorial, prescripción de los tratamientos y control de su efectividad y la profilaxis de las enfermedades, así como su seguimiento y evolución. Durante los años de desarrollo del Programa, conviene destacar el desarrollo de grupos de tratamiento en común, debido a que la acción conjunta en el tratamiento, dirigida por técnicos cualificados, aumenta la efectividad y evita resistencias y residuos resultantes del tratamiento individual de cada explotación.
  • En lo que respecta a favorecer la trashumancia, práctica fundamental a la que está ligada la apicultura profesional española, la línea de racionalización de la trashumancia, incluida en los Programas de ayudas, puede resultar la línea de actuación que mejor recoge las medidas que tienen un efecto a largo plazo y que van sentando las bases para una mejora en la tecnificación y en la vertebración del sector, tendentes a impulsar hacia el futuro un proceso de desarrollo de nuestra apicultura. Merece destacarse de entre éstas acciones la referida al equipamiento de las explotaciones, cuyas inversiones definen básicamente lo que es un apicultor profesional. El equipamiento, además de sentar las bases de una apicultura profesional, también va encaminado a favorecer la calidad del producto y de los medios de producción. Dentro de ésta línea conviene destacar también otras acciones, y entre ellas, la creación en algunas Comunidades Autónomas, de la Red de Alerta Sanitaria de los colmenares, en el marco de una Red General de alerta sanitaria, la identificación de colmenas y cuadros encaminada a un rigor estricto en el Registro de explotaciones, la subvención de seguros de responsabilidad civil y la cría en común de reinas autóctonas.

Desde el ejercicio 2004/05 los Programas Nacionales de Apicultura son trianuales. La Decisión de la Comisión de 10 de agosto de 2007 aprueba la participación comunitaria en la financiación del programa de mejora de la producción y comercialización de los productos de la apicultura para España en los ejercicios 2008, 2009 y 2010.