Información sobre uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra Política de Cookies.

Desenvolvemento rural

Camino Natural del Plazaola. Tramo Lekumberri - Plazaola

  • Camino Natural del Plazaola. Tramo Lekumberri - Plazaola

Túneles con nombre propio en un paisaje siempre verde

Como en muchas otras zonas españolas, las viejas líneas férreas se han recuperado para uso público atravesando paisajes naturales de gran belleza, a lo que en este trazado se suma la posibilidad de atravesar entre otros, el túnel más largo de España, el de Uitzi (Navarra), que mide 2.700 m.

Perfil MIDE del CN del Plazaola. Tramo Lekunberri a Plazaola

El Camino comienza en la antigua estación de tren de Lekumberri, ubicada a la entrada de esta población desde la autovía de Leizarán. Este edificio alberga actualmente la sede del Consorcio Turístico del Plazaola y un Punto de Información Turística, por lo que resulta aconsejable su visita antes de empezar la ruta.

Tramo de la vía original del ferrocarril del Plazaola conservado en la estación de Lekumberri

Desde este punto el Camino recorre dos kilómetros en dirección sur hasta alcanzar una presa en el río Larraun, cerca de la localidad de Mugiro, donde termina el tramo de firme acondicionado. Seguidamente cruza a nivel la antigua N-130 y pasa junto a un camping, continuando en paralelo al cauce del río.

En dirección norte, el Camino Natural atraviesa este municipio, y llega a un primer túnel a la izquierda del casco urbano de Lekumberri. A su salida, encuentra el terraplén de la autovía A-15, que ocupa el antiguo trazado del tren, que se cruza desviándose a la izquierda, pasando bajo ella por un moderno puente cilíndrico. Pocos metros más adelante y también a la izquierda, el trayecto recupera el trazado ferroviario que atraviesa una trinchera y llega a unos prados en ladera, salpicados por los caseríos tradicionales de la zona.

A continuación el Camino se acerca y continúa en paralelo durante unos metros a la A-15, permitiendo unas vistas amplias del valle y esta localidad, hasta perder de nuevo, durante unos pocos metros, el primitivo trazado ferroviario, al tomar un camino alternativo con solera de hormigón, que asciende la ladera y atraviesa un bosque mixto de robles (Quercus sp.) y castaños (Castanea sativa), del que parte una senda ascendente hacia el Área de la Carbonera. Al recuperar de nuevo la antigua traza, se llega al iluminado “Túnel de Bartolo”, y es que, como bien podrá comprobar el viajero, todos los túneles de esta zona tienen nombre propio.

Viviendas de Lekumberri vistas desde el Camino Natural

A su salida, un claro en el bosque permite ver, ladera abajo, la A-15, que ya no volverá a estar tan cerca hasta casi el final del recorrido, y el bosque recién atravesado. Pronto la senda alcanza otro túnel corto sin iluminación, que da paso a la estrecha y corta garganta del río Larraun, mientras circula en paralelo a la carretera NA-1700, que discurre por un denso bosque de hayas (Fagus sylvatica) mezcladas con fresnos (Fraxinus sp.), robles y avellanos (Corylus avellana).

Al llegar al kilómetro 5 de la ruta, el Camino Natural comparte durante unos metros su trazado con la carretera NA-1700. Pasa junto a una granja, cuyo edificio principal es la antigua estación de Uitzi, actualmente reconvertida en casa particular. Unos 100 metros más adelante, y a mano derecha, parte una pista de tierra que enseguida alcanza el túnel de Uitzi. A la entrada, un panel avisa al viajero que sus 2.700 metros de longitud no están iluminados.

Dicho túnel cruza la divisoria de aguas de dos grandes cuencas: al Sur, la del Mediterráneo (río Larraun, de la Cuenca del Ebro) y al Norte, la del Cantábrico (río Leizarán), lo que origina abundantes filtraciones de agua en su interior. Como el suelo está siempre encharcado, a pesar de las constantes restauraciones y la apertura de cunetas de evacuación de aguas, se recomiendan dos alternativas:

- Seguir por la carretera NA-1700 hasta la localidad de Uitzi, desde donde es posible superar un desnivel de 200 metros por un camino de 4 kilómetros señalizado con balizas blancas.

- Continuar nueve kilómetros por carretera hasta Leiza, especialmente aconsejable si se efectúa la ruta en bicicleta, desde donde es posible reincorporarse al antiguo trazado del ferrocarril.

Prados y caseríos a la salida de Lekunberri

A la salida del túnel de Uitzi, comienza un suave y constante descenso hasta el final del recorrido, atravesando un pequeño bosque de alerces (Larix decidua), y más adelante, mosaicos de prados y hayedos con caseríos salpicados por las laderas, que acompañan al viajero hasta llegar a la población de Leitza.

Antes de llegar a Leitza, el trayecto atraviesa una serie de siete túneles de corto recorrido sin iluminación, con un amplio merendero entre los dos primeros, todos ellos rodeados de árboles y empinados prados a ambos lados, donde es fácil ver a las ovejas lachas pastando. De su leche se obtiene el famoso queso Idiazábal. La llegada a Leitza se hace desde un punto elevado que ofrece estupendas vistas del Valle de Leizarán y de esta localidad.

Tras dejar el pueblo a mano izquierda, la ruta entra en el túnel Leitza, de 649 metros, y seguidamente cruza otros dos más, debidamente acondicionados e iluminados. Al llegar al túnel Tellería, actualmente hundido, el Camino desciende por una empinada cuesta hasta la carretera NA-1700, donde será preciso recorrer con precaución 300 metros por su calzada. Dejando atrás una entrada a un caserío a mano derecha, el Camino toma la siguiente pista a la derecha, que sube de nuevo al trazado original. De inmediato, entra en un nuevo túnel de corto recorrido, tras el que reaparecen los caseríos de Leitza, población a cuya antigua estación, actualmente abandonada, se vuelve a acercar la ruta después de dar un gran rodeo. Este tramo del Camino es muy utilizado por paseantes del pueblo y ciclistas.

Caserío en ladera, prado y paisano, junto a la estación de Leitza

Al alejarse de Leitza, la senda atraviesa otro pequeño túnel iluminado, pasa junto a unas naves ganaderas y continúa bajo un dosel de hayas. Al poco, el Camino se acerca de nuevo a la autovía A-15, que hacía tiempo que no se veía. En este tramo se producen algunos cruces con otros caminos pero el trazado de la ruta no ofrece dudas, puesto que se mantiene en una misma dirección con una pendiente más suave, aunque comparte su firme asfaltado para el paseo con el paso de vehículos que acceden a fincas y caseríos. El último túnel del Camino, en Navarra, aparece un poco más adelante. Tras el paso, la ruta prosigue por una profunda trinchera cubierta de hayas. Ante el desnivel del barranco, el Camino cruzará un par de viaductos, bajo la autovía.

El último tramo de este Camino Natural discurre próximo a la orilla derecha del río Leizalarrea, finalizando en la estación de Plazaola, límite provincial, salpicado de antiguas explotaciones de hierro a cielo abierto. En este punto final existe un aparcamiento acondicionado con varios paneles informativos, y un hito que indica el kilómetro 0 según la numeración del tramo guipuzcoano, hasta donde también se puede acceder desde una pista forestal que, partiendo del kilómetro 16 de la carretera NA-1320, Leitza-Berastegi, atraviesa un merendero, circula en paralelo al río Leizarán hasta cruzarlo por un puente y finalmente llega al prado de Plazaola.

Es posible complementar esta ruta, continuando por la vieja vía que serpentea hacia el Norte por el valle del Leizarán hasta Andoain, salvando también numerosos túneles y viaductos sobre el río, todos ellos en perfecto estado de uso.

Información adicional de la ruta

El ferrocarril del Plazaola

El antiguo ferrocarril de Plazaola fue en origen un modesto tren de carga que transportaba hierro de las minas de Plazaola hasta Andoain (Guipúzcoa). Sin embargo, a principios del s. XX se amplió como tren de viajeros, comunicando Pamplona con San Sebastián. Nunca llegó a ser rentable, pero funcionó hasta mediados del siglo pasado. Las riadas de 1953, que dañaron seriamente las infraestructuras, y la fuerte competencia del transporte por carretera fueron las principales causas de su desaparición. Las vías se desmantelaron en 1958.

Enlaces de interés